Category: Uncategorized

Capitulo 1 ¡Demonios!

     En este preciso instante no felicito a la creación majestuosa del universo plasmada en en ambas partes de mi rostro, a lo que todo ser humano llama oído y que por su especial manera tan particular de percibir el entorno, es lo que me tiene tan estresado, sin contar el hecho de que no he aperturado ninjguno de mis parpados para dar entrada al primer rayo de luz en este nuevo día.

     Son casi las 6:00 am, o eso es lo que trata de recoradarme y recalcalme a gritos la alarma de mi teléfono celular, sin apartar el hecho de que literalmente el sonido que emite es un grito ensordecedor, ya que la idea era captar en un, primer tono el llamado a despertar. Realmente es uno de esos días en los que no me siento motivado a levantarme de lo que a pesar que tiene resorte y no es muy confortable que digamos hoy en dia todavía puedo llamar cama; después de todo ha sido mi fiel compañera durante un largo tiempo, y digamos que la nostalgia por no tocar el tema económico no me permite deprenderme de ella..

     Hoy mas que cualquier día, detallo el techo de mi habitación antes de levantarme, con la única diferencia de que no me programo para lo que viene ya que apenas esta empezando y que yo en particular estoy en desanimo total a vivirlo con plenitud.

  • Affff, Bueno al baño.

     Cepillo mis dientes mientras observo mi rostro en el espejo sin buscar cambios en el, sino todo lo contrario. preguntando y cuestionando a la persona en la que me he convertido y si realmente este estilo de vida es lo que quería para mi.

  • Pues que locura hacerlo después de tanto tiempo.

     Siempre las personas dicen que nunca es tarde para iniciar, pues no tengo nada que decir al respecto, no me ha tocado pasar por esa situación y si lo he hecho no le prestado la debida atención. Dios, de todas las cosas que pudiste haber creado en el universo lo mejor esta en este planeta y es el agua, te podría decir de manera sencilla, que para mi es la mejor manera de infundir vida a un cuerpo desanimado, y vaya que si funciona; puesto que me siento un poco mas motivado que de costumbre.

     Hoy no es un día para trabajar, se podría decir que lo tengo libre, de lo contrario mi mente no estaría divagando en pensamientos existenciales ni en conflictos internos que realmente no vendrían al caso en un día rutinario como los míos.

     Ropa decente y a la calle… a la búsqueda de un buen café, que mas… ni modo toca salir a comprar café, no tengo cafetera y me lamento por ello; tuve la oportunidad de comprar una pero no lo hice en su debido momento que tenia posibilidad de hacerlo; ahora me tocaría morir en silencio y tener que invertir lo que en ahorros para aquel entonces podida ser el valor para adquirirla, y no tener que perder tiempo en desplazarme a un local y tener que gastar en algo que puedo hacer yo mismo. Definitivamente es de notar que me critico a mi mismo y cualquier cosa de esta basta existencia que llevo… afff.

  • Buenos días Sr. en que puedo ayudarle.
  • Buen día podrías traerme un poco de animo acompañado de vida y un pco de razón para estar feliz ?
  • Si sr. como Ud. ordene.

    Ecos invaden mi oído y pausan mis pensamientos. Que horror me permito soñar despierto cuando realmente existe algo en mis pensamientos que me fastidia totalmente.

  • EY EY EY, señor disculpe. esta bien?
  •  E…. Si dígame, disculpe Ud.
  • Sr. le preguntaba que si lo podia ayudar en algo?
  • Oh… por su puesto, por favor una taza de café grande con poca azúcar.
  • Ok, ya sale. Tome asiento por favor.
  • Gracias.

     Que horror después de todo actúo como un idiota sin intención alguna, debe de ser algo innato en mi; debo preocuparme por mantener mi mente un poco mas ocupada y no permitirle jugar con las criticas de mi entorno y el fastidio recurrente que siento por el mismo; la soledad no le asienta bien del todo a ninguna persona; mas cuando esta no sabe del todo como entrar en paz con ella; imagino que estoy a años luz de hacerlo.

  • Dios, por que tarda tanto el café?

Aquí voy de nuevo saliendo de mi poca zona de confort.

  • Srta.. disculpe, llevo rato esperando mi café. lo pedí hace ya un tiempo y nada que llega a mi mesa.
  • Disculpe sr. no fue mi intención en seguida se lo entrego.
  • Gracias, lo esperare aquí mismo.
  • Aquí lo tiene y disculpe las molestias.
  • Gracias por nada…

     Los giros que da la vida y la manera en que el destino tiende a reprimirte, premiarte o simplemente lanzarte la respuesta a tus peticiones sin que lo esperes con los brazos abiertos. Bastó un leve giro y un café en la mano para que todo mi mundo cambiara; pues nunca espere aquel tropiezo, momento en el cual el café caliente tuviese contacto en mi pecho y mi vista se levantara de manera agresiva acompañada de la expresión:

  • ¡Demonios!

     Quedara totalmente estupefacto, catatónico y quien sabe cuantas clases de palabras y sinónimos existieran en relación para describir el hecho de que no me podia mover, he incluso quedar sordo y solo observar los movimientos de tales labios, y detallar cada parte de sus rostro como si el tiempo se hubiese detenido y cada segundo fuese una hora; ojos cafes, adornados con la sombra de sus cejas y un leve mechón de su cabello negro cubriendo el perfil de los mismo; siendo tomado a la vez por una de sus manos con tal delicadeza que puedo casi sentir la suavidad de su piel tan solo con mirarla, el calor reflejado en la hoguera enrojecida me atrae la mirada a sus mejillas perdiéndome en ellas permitiéndome sentirme vivo por percibir tal belleza en frente de mi.

  • Señor de verdad disculpe, no fue mi intención… que puedo hacer por Ud., rayos mire en el estado en que se encuentra y todo por mi culpa.

     Vuelvo en mi poco a poco, sintiendo en cada golpeteo lento pero profundo de un piston de fuerza en mi pecho y la respiración ahogada que este infunde en el mismo.

  • No…. no se preocupe, discúlpame tu a mi, no fue mi intención reaccionar de esta manera.
  • por lo menos déjeme invitarle un café. nos sentamos?
  • Claro, por su puesto.

     Para ser una persona que se queja de todo hasta de su propia existencia,   tengo que aceptar que me siento intimidado de momento y que por primera vez quisiera que el tiempo se congelara.

  • Mucho gusto, mi nombre es…

     Tal película de acción veo su mano aproximarse en cámara lenta atravesando el trecho de la mesa, acto que me congela dejando extendida su mano por unos segundos.

  • Disculpa no fue mi intención, mi nombre es Aldo. es todo un placer para mi.
  • Lo mismo digo…

     Sera que mi cerebro deja de jugar con mis pensamientos y me permite concentrarme un momento en vivir… pues esto es lo que estaba esperando, vida.

     Nos quedamos en silencio por unos instantes hasta que llego el café de ambos; ella tomo el suyo y se levanto para retirarse, mientras yo me quedo sentado esperando una acción distinta, pidiendo no se porque razón al mundo, al universo o cualquier fuerza sobrenatural de que se quedase un poco mas; pues solamente intercambiamos nombres y que de momento no recuerdo haber oído el de ella y menos recordarlo.

  • Adios sr. Aldo fue un placer.
  • El placer es todo mío.. – Observando como se marcha dejando una mirada atrás… – Disculpa me repites tu nombre…?
  • No te preocupes, nos volveremos a ver si es eso lo que quieres saber…Adios.

     Solo quedo el ardor en mi pecho por el calor del café, el estruendo de mi corazón por los golpes del mismo contra el ahogo de mi respiración. Fracase…? que quiso decir co volvernos a ver? rayos… que casos.